3 mar. 2015

Integrarse o desintegrarse... das ist die Frage!

Hallo, meine Lieben! Quiero animaros desde ya, antes de escribir siquiera la entrada de hoy, a que me ayudéis en mi reflexión con vuestros comentarios. Para mi está siendo difícil llegar a una conclusión firme. La pregunta puede parecer sencilla y es de suponer que habrá respuestas de todos los colores. Estupendo porque... ¡necesito de vuestro pantone de respuestas!

Os pongo en antecedentes. Como algunos ya sabéis, hace poco di a conocer la Copla Berlinesa, y uno de los temas que mejor recepción ha tenido ha sido "Mi invisiblidad". En éste, trato con extrema ironía (el extremo al que yo llego, claro), qué puede llegar a suceder cuando no se domina con cierta fluidez el idioma alemán. Si bien yo le doy la vuelta al drama y lo traduzco en una suerte de super poder gracias al cual me vuelvo invisible, la pieza no deja de esconder un obstáculo al que nos enfrentamos tarde o temprano en nuestro país de acogida. Entre la de veces que se nos puede llegar a atragantar el estudio de la gramática alemana, junto con la facilidad para hacer piña que nos invade al emigrar (o lo que viene siendo cambiar a Goethe por Ghetto), y varios factores más, podemos acabar por sentir una frustración que a algunos lleva a desesperar e, incluso, en casos más extremos, a tirar la toalla. Esa sensación de "hasta aquí llegué", ficticia diría yo, o al menos muy cuestionable, porque en lo que a aprender el idioma se refiere no solo es que haya métodos y alternativas a porrillos, sino que hay una cosa más importante que lo puede cambiar todo: la voluntad.     

Paralelamente, a raíz de la difusión de ésta y otras coplillas, me hicieron la semana pasada una entrevista para la Funk Radio (muy divertida, por cierto) en la que me sorprendieron con la pregunta siguiente: Paloma, ¿es capaz uno de adaptarse a Alemania? Cuando estás en una situación así, el tiempo para reflexionar es muy limitado y, a menos que sea una cuestión que ya te hayas planteado y en la que hayas profundizado antes, responder no es fácil. Sobretodo, porque a mi enseguida me vino a la mente el concepto "integración". Y éste si que tiene tela...

Fotografía: Marjorie Brunet Plaza
Después si me he tomado mi tiempo para darle vueltas. He comenzado el post hablando del idioma porque se entiende que es una herramienta "indispensable" para integrarse en términos clásicos. Podéis echarle un vistazo a la descripción de cualquier "Curso de integración" que se oferta en Berlín. Por ejemplo, los cursos de la VHS (Volkshochschule) contemplan que un curso de integración general debe constar de 660 horas de clase, de las cuales 600 horas son de idioma y 60 horas de curso de orientación.  (Fuente: Berlin.de
Con las clases de idioma, si todo va bien, consigues alcanzar un nivel B1. Con las clases de orientación recibes conocimientos de orden jurídico, cultural y sobre la historia moderna de Alemania.  (Fuente: Berlin.de
 
Tener un B1 está bien, menos es ná. Pero los que hemos pasado por ese nivel ya sabemos que da... para poquito. Conocer la historia moderna de Alemania también está muy bien, aunque es raro no traérsela ya sabida de casa. Con respecto al orden jurídico, la ley por delante, que no falte, muy bien. Y mi favorita... el orden cultural

¿Qué entendéis vosotros y vosotras por la integración cultural? ¿Se podría decir que la integración cultural, sea quien sea que la fomente o imponga (según el caso), persigue superar el aislamiento, mejorando así la comunicación y la cooperación entre diferentes culturas? Y, en tal caso, ¿unos conocimientos generales de todo esto bastarían para adaptarse "de forma general" al medio?

Con términos como orden jurídico o nivel del idioma es más fácil, se pueden medir, contabilizar, poner en una escala. También es más fácil hablar de integración económica y política, o si no que se lo digan a la UE. Los objetivos que persiguen son más definidos, las metas son mesurables, aunque luego sea todo un absoluto desastre. Pero a poco que pongas la palabra cultural al lado de "integración" todo se vuelve mucho más difuso. 

Pero yo me sigo preguntando... ¿acaso yo, aquí en Berlín, pese a mi precario B2, no estoy estableciendo múltiples redes que me hacen sentir cada vez más y más afianzada? ¿Acaso no he encontrado "mi hueco"? Todo esto respetando, hasta donde yo sé, las normas sociales. Entonces, ¿estoy o no estoy integrada? ¿Aunque siga sin poder entender una película en alemán enterita? ¿Incluso cuando prácticamente todos los amigos y amigas alemanes que he hecho aquí saben hablar un casi perfecto español? (que es que también tiene tela...). 

Sea como sea, sentirse aislado (o ser invisible), si no es por elección, es muy duro y, por ende, no poder comunicarte y establecer puentes con otras personas se traduce en una gran desventaja social. Porque, al fin y al cabo, ¿no estamos hablando de supervivencia? 

Mi reflexión inacabada (ahora os toca a vosotros) termina con dos frases:

"Donde fueres, haz lo que vieres" Refrán 

"No es señal de buena salud estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma" Krisnamurti

Y ¡por último y no menos importante! Aquí podéis escuchar la entrevista de Funk Radio que os he comentado:



5 comentarios:

HOLABERLIN HOLABERLIN dijo...

Mira, cuando te preguntes sobre integración tienes que decir:

!Pasapalabra!

Margarita Ruby dijo...

me encantó! no te desintegres!
y pásate por aqui que hace demasié que no te vemos el pelo!
Margarita rayuelera

Margarita Ruby dijo...

pereza por no saber si se publicó ya o no, en fin, te lo pongo de nuevo:

gracias, Paloma, me he reido, me he hecho preguntas y to!
porfa, no te desintegres! :-)

Paloma dijo...

Holaberlin... pasapalabra! jejeje... demasiado tarde, empecé a cuestionarme muchas cosas! :D Besazoooo

Margarita querida! No desesperes! aquí están tus comentarios, que taaaanto me han gustado! Tardan un poquito en publicarse porque los tengo que aceptar antes ;) Cuenta con una visita próxima, que quiero verte, por un lado, y por otro tengo algún que otro pedido! :) Otro besazooooo

El lanzador de botellas dijo...

Habrá que definir primero qué es integrarse. A mí me parece un concepto turbio que bloquea la diversidad y la convivencia y que impone que una cultura es más válida que otra. En los tiempos que corren, para mí integrarse es pagar impuestos a su debido tiempo y ser capaz de desenvolverse en las tareas de la vida cotidiana sin sembrar el caos (ir al médico, hacer el papeleo...) Todo lo demás me resulta muy relativo. Pongamos un caso real e irresoluble en cierto modo: mi amigo alemán se va de las fiestas en las que solo hay alemanes porque no se siente a gusto, solo cocina comida asiática y solo consigue hacer amigos entre latinos y extranjeros, pero por el hecho de haber nacido aquí, ser rubio y de tradición germana, nadie le plantea que no está integrado.
Es un tema que da para mucho más que un comentario... Me pasaría horas debatiendo sobre esto.