7 jul. 2014

Marketing para músicos

Pido perdón de antemano por el levemente engañoso título del post de hoy pues me temo que voy a hablar de
todo menos de Marketing, pero del tipo de Marketing que se baraja en términos ladinos tan alegremente en los últimos tiempos. 

Perdonad mi pequeña negligencia pero hoy siento que me toca algo de sentido común. Y es que vengo notando de un tiempo a esta parte como prolifera lo que me atravería a llamar la irracional moda de "coleccionar seguidores" y la gran preocupación por encontrar el modo infalible de conseguir que la cifra sea descomunal. Hoy en día parece que si no tienes un número infinito de followers y likes no eres nadie (You looooooser!).

Hace no mucho os conté lo feliz que me sentía de haber finalizado una formación en la Universidad de las Artes de Berlín. Un curso íntegramente dedicado a aprender herramientas y habilidades para venderse en el mercado musical. Descuidad, ¡sigo estando de lo más contenta! La cosa no va por ahí. Pero me sirve para hilar con la temática que hoy me ocupa. El caso es que, como ya resumí, durante todo ese tiempo tuve la oportunidad de conocer y profundizar en las especificidades del Marketing de la industria musical de la mano de grandes profesionales venidos de diversas áreas. Poco o nada se habló de cómo conseguir seguidores a porrillo y cuando alguien puntual trató en algún momento el tema, confieso que sentí que todos nos aburríamos bastante porque percibíamos que era una discusión de lo más artificial. En lo que si se hizo hincapié con respecto a las redes sociales era en cómo sacarles el máximo partido. Pero eso es otra cosa.

El caso es que a partir de ahí he seguido indagando y queriendo aprender más y más sobre el Marketing Musical. Fue poner "Marketing para músicos" en el buscador (en varios idiomas) y fue ahí cuando me las tuve que ver con un poco de todo. Considero que hay buenas páginas, no me entendáis mal, pero en general he notado una cierta fiebre por la imagen, por atesorar megustas y seguidores y por vender aire que no me mola nada de nada. Por no decir que la palabra "éxito" está mas manida que "gratis" si me apuráis. 

El colmo de esta locura lo encontré en la aplicación Twittmate, la cual os puede interesar si lo que queréis es incrementar ciegamente vuestro número de seguidores. A mi es que eso de pagar por tener "reputación en Internet" me suena a la gran mentira a la que estamos sujetos en tantas otras esferas y al menos me gustaría que en la artística, en la medida de lo posible, hubiera algunos/as sujetos fieles a la creencia de que la reputación se gana a base de dedicación y de un trabajo bien hecho. Ya lo sé... soy una ingenua ¡¡y una loooooser con menos de 100 seguidores en Twitter!! ¿y qué?

El Marketing debe empezar con una pregunta fundamental que se obvia con relativa facilidad y ésta es: ¿cuál es el objetivo? Curiosamente, comparte esta cualidad inicial (y algunas más) con el Coaching. La pregunta parece simple, parece de una lógica aplastante y resulta que contestarla no es nada fácil. Al menos, cuando yo me quise poner a escribir sobre un papel mi objetivo no pude hacerlo bien a la primera. ¿Por qué? Porque desconocía que el objetivo debe estar pensado y redactado de forma que tuviera verdadero sentido, para lo cual debía cumplir con unos determinados atributos.

Para que la entrada de hoy contenga un verdadero tip de Marketing Musical voy a compartir la lección que aprendí el primer día de curso:

¿Qué características debe cumplir un objetivo de Marketing para ser viable?


--> Debe tener CONTENIDO (Por ejemplo: "Vender discos")
--> Deber ser poder MEDIDO (Por ejemplo: "Vender 5.000 discos")
--> Deber estar comprendido en un período de TIEMPO (Por ejemplo: "Vender 5.000 discos en un año")

No plantearse y no contestar a esta pregunta correctamente desde un principio puede derivar en resultado nulo en el mejor de los casos. ¡El objetivo es el punto de partida del plan de Marketing! Con el objetivo claro se pasará a diseñar las estrategias necesarias y de éstas saldrán las acciones concretas para alcanzarlo. Acciones entre las que pueden encontrarse, cómo no, alcanzar un número X de seguidores. Con esto queda claro que el rollo de los likes y demás será un medio y en todo caso ¡nunca un fin! 

Y si siguiéramos ahondando ahora os preguntaría ¿qué va antes siquiera que el objetivo? Pero esto ya en otra entrada que ahora voy a ver cuántos followers he perdido hoy en TWITTER



No hay comentarios: