14 jul. 2014

Consejos de belleza para cantantes

Venga va... para que veáis que también puedo ser algo más superficial (o "cantonta" perdida, como más os guste) hoy hablaré de algo un poco más liviano ¡aunque no poco importante! qué queréis que os diga. Hablemos del aspecto sobre el escenario

A mi me parece un elemento que juega un papel a tener muy en cuenta para completar un show que, aunque sin llegar a ser absolutamente determinante, si puede ser la guinda del pastel de la performance. 

Para mi gusto lo más importante para empezar es que la indumentaria escogida sea cómoda, una cualidad algo difícil de encontrar en algunas prendas que seleccionamos por el mero hecho de gustarnos mucho puestas en el maniquí e incluso una vez sobre nosotros pero sin hacerles pasar alguna que otra prueba de fuego. ¿O es que no os ha pasado estar cantando y sentir que os faltaba el aliento porque algo apretaba un poquito más de la cuenta, o que se os caía un palabra de honor monísimo teniendo que estar pegándole tironcitos cada dos por tres (feísimoooo), o que la falda era un pelín más corta de lo que considerábais decente para la altura de ese escenario? Bueno, si tengo que enumerar el listado de piezas de ropa que me han restado unos grados de disfrute cantando, lleno el post de eso solo. 

Para las más mañosas existe, no obstante, la posibilidad de hacerse la propia ropa a medida. ¡Qué envidia me dáis! Hace poco descubrí este blog y, aunque he probado a hacer solo un par de cosas, sé que las que tienen más paciencia y buena mano que yo le pueden sacar mucho provecho. Se llama OH, MOTHER MINE y tiene una larga lista de patrones con la explicación paso a paso de cómo hacer vuestras propias prendas.
En fin, pasada la prueba de comodidad, libertad de movimientos, transpiración y sujeción certificadas (cada cual las suyas) pasamos al punto de los colores. Algo de esto sé que para eso estudié Asesoría de Imagen personal. Aunque a veces parezca un poco complicado lo de combinar colores o sencillamente encontrar los que nos favorecen más, hay unas bases generales fáciles de comprender. Aquí os dejo un vídeo donde se os da una buena aproximación a este tema.



Sobre el escenario es evidente que los colores tienen que estar más subidos de tono dado que las luces se comen mucha intensidad. Por eso muchos escogen los brillos y los colores llamativos para no poder perderles la pista ")


Como diría Coco Chanel: "El mejor color del mundo es el que te queda bien a ti"


¡Y qué decir de los complementos! De aquí podía sacar un tesis con la de pares de zapatos imposibles con los que he intentando sin éxito moverme con soltura sobre el escenario. Tengo la lección más que aprendida: zapatos con los que pueda resistir más de dos horas de arriba para abajo, que no aprieten ni se salgan una milésima y que me permitan bailar con gracejo. Como mis zapatos rojos. Aquí pedir absoluta comodidad certificada con mi bajo presupuesto cuesta un poco. Pero ¡ojo! es una gran inversión y una cuestión de salud

Por terminar el post de hoy me gustaría comentar un par de cosas sobre el maquillaje. Sobre los productos pasa tres tanto de lo mismo ¡que sean buenos! ¡Que la piel sufre mucho! Vale, qué os voy a decir que no sepáis. Pero es que nunca está de más recordarlo. En una semana con cuatro actuaciones a maquillaje por día (o, en mi caso, todo un ejercicio de restauración), con sus respectivos desmaquillados (¿porque os desmaquilláis siempre verdad?)... los productos escogidos van a marcar la salud de vuestras pieles. Recomendaciones hay muchas en la red. Yo utilizo ahora un maquillaje fluido dermatológico de Alissi Bronte y estoy muy contenta, porque es muy suave, no hace brillos (cosa habitual con la iluminación del escenario) y es muy cubriente.

Y para maquillajes cubrientes...





Con respecto a los tonos viene a pasar un poco lo mismo que con la ropa. Hay que "subir" más el maquillaje, sobretodo en escenarios con focazos que, como dije antes, se comen el color. Si queréis que se noten las sombras de los ojos, colorete, labios, etc. habrá que darles un extra, casi diría a un paso del maquillaje teatral, que es muy marcado. AQUÍ uno de muchos ejemplos.

¡Ala! ¡A ponerse como pincel!

No hay comentarios: