24 sept. 2013

El día a día del cantante

Lo cierto es que esta profesión puede llegar a ser tan rutinaria como cualquier otra. Sin embargo, hay excepciones destacables tales como que cada puesta en escena es diferente aunque se interprete una y otra vez el mismo repertorio. Las circunstancias cambian: el estado anímico, el público, la acústica... todo influye para que cada uno de estos momentos en el escenario sea distinto.


Pero tras la magia del directo que se vive como espectador existe un duro trabajo por parte del cantante. En muchos casos pasa como mínimo por un formación física constante, el estudio y la práctica de la técnica vocal, estudio de temas y melodías, ensayos, etc. Y este estudio y preparación nunca tiene fin.

La búsqueda de la perfección en la ejecución de la performance hace que, en ocasiones, el artista se sienta presionado hasta el punto de bloquear el cuerpo y/o la mente y forzarlos innecesariamente. Es entonces cuando se va cargando con tensiones que se acumulan y se llegan a hacer crónicas si no se van corrigiendo paulatinamente.

A cada contracción del cuerpo se le puede asociar, en muchos casos, algún tipo de represión en nuestra psique. Sin restarle ninguna importancia a la visita regular de un experto que pueda guiar en el camino hacia la excelencia vocal hay que decir, por otro lado, que no hay nada más importante que saber uno mismo escuchar y sentir las necesidades del propio cuerpo.

Cuando se es capaz de tomar conciencia del propio cuerpo resulta más sencillo detectar los errores que se están cometiendo y así ir superando los miedos y los obstáculos con los que se va encontrando en el proceso de aprendizaje y perfeccionamiento vocal.
Cada persona tiene un ritmo interno que debe conocer

De todos es sabido que la presión y el estrés tienen efectos negativos en la salud. Entre otras cosas nos hace más propensos a coger resfriados. Y el miedo a resfriarse días antes de una actuación es otro "talón de Aquiles" del cantante. Lo habitual es que el solista no cuente o no pueda disponer de un suplente por varios motivos. Esto conlleva una neurosis por evitar catarros que lleva a algunos cantantes a estar constantemente tomando medicamentos o abrigándose en exceso o cualquier otra práctica obsesiva.

La recomendada "vida monacal" que, en teoría, debería llevar todo cantante dista mucho de la realidad a la que está sujeto. Bares con humo y ruido, contaminación en el ambiente, estrés.... No se puede estar evitando constantemente la vida real para no dañar la voz.
La relajación y la concentración

La relajación es la herramienta por excelencia para trabajar en la toma de conciencia de uno mismo. La variedad de métodos y ejercicios para conseguir tonificar el cuerpo y la mente es infinita, desde las más complejas como el método autógeno de Schultz y la relajación progresiva de Jacobson hasta algunos más sencillos y asequibles como la visualización de un paisaje.

Cualquiera de estas técnicas permite a la persona ir conociendo mejor su propio cuerpo, su ritmo interior y sus necesidades. Entre tantas otras cosas, a relajación y la concentración ayudan a controlar la respiración y a detectar errores posturales tan habituales en el cantante.
No hacer nada

Es recomendable que períodos de actividad vayan acompañados de períodos de inactividad. El ritmo de vida actual parece no permitirnos en muchos casos sentirnos a gusto cuando no hacemos nada o cuando, sencillamente, nos despreocupamos momentáneamente de todo.

El problema es que la sociedad moderna refuerza los valores del trabajo y la actividad incesante subestimando el reposo y sus beneficios. Este grave error lleva en muchas ocasiones a las personas y en concreto a los cantantes a un colapso que se podría evitar de ir intercalando momentos de paz y calma con la actividad frenética de una gira, por ejemplo.

Estar en plena forma para cada actuación requiere, por tanto, un trabajo diario y rutinario que se debe complementar con reposo y relajación. Saber escuchar y determinar las necesidades de nuestro propio cuerpo es la clave para vivir y disfrutar la profesión de un modo saludable y duradero.

No hay comentarios: