17 may. 2013

A quién le importa

La música fue mi pasión desde muy pequeña. Me senté por primera vez frente a un teclado cuando aún me colgaban las piernas de la banqueta. En mi casa siempre sonó todo tipo de música y pronto pasó a la historia aquel pequeño incidente/travesura infantil que terminó con rayones en los discos de mi papá. Resultó que quería ser ya a una muy corta edad directora de orquesta y me hice (no se sabe cómo) con un tenedor que no supe manejar con mucha destreza... Afortunadamente no me acuerdo.

La primera canción que canté sobre un escenario fue el "A quién le importa" de Alaska. Tenía ocho años. Se celebraba la fiesta de fin de curso del cole. En realidad yo me quería apuntar en todas las actuaciones programadas. La Verbena de la Paloma, la coreografía para el "Call me" de Spagna, quería tocar la guitarra en la representación de "The Final Countdown" de Europe... en fin. Muy a mi pesar solo me dejaron cantar esa canción. Pero fue todo un evento para mi. Incluida la primera prueba de sonido de mi vida, por la tarde, bajo el picajoso sol del junio malagueño. Por cierto ¡qué bella forma de celebrar un fin de curso la de aquel colegio!

Para tan gran ocasión diseñé incluso yo solita el estilismo... sigo guardando aquellos pendientes de pinza (no tenía hechos aún los agujeros). 

Es una lástima que no haya más evidencias de tan mítico momento de mi vida. Eso sí, en mi memoria quedará por siempre.



A quién le importa lo que yo haga 
A quién le importa lo que yo diga
Yo soy así y así seguiré
Nunca cambiaré... 


  

No hay comentarios: