6 nov. 2008

Esperar...

Esperar tanto tiempo desde que dejé mis estudios en el Conservatorio hasta el primer día que pisé una escenario como cantante mereció la pena. Nunca debí abandonar mi vocación aunque, en realidad, siempre estuvo ahí, latente. Mis deseos fueron pacientes y supieron aflorar en el momento adecuado. Estos años han estado repletos de altos y bajos pero han tenido un hilo conductor, soy lo que quiero ser y ahora sé que siempre lo seré.

No hay comentarios: